Autoshows

Nissan GT-R Nismo, ahora más fuerte

Este modelo se actualiza en Nueva York con el foco puesto en el desempeño.

Nissan GT-R Nismo, ahora más fuerte

La variante más extrema del icónico deportivo de Nissan presenta una actualización en el marco del Salón de Nueva York, y lo hace en compañía del GT-R 50TH Anniversary, una edición especial que homenajea los primeros cincuenta años del GT-R.

El deportivo en cuestión es nada menos que el imponente GT-R Nismo, que presenta una serie de mejoras con las que promete ser todavía más efectivo en las pistas. De acuerdo con Hiroshi Tamura, responsable del desarrollo del GT-R desde su nacimiento, la personalidad de este vehículo se basa en una de dos vertientes.

Por un lado, tenemos un gran turismo clásico, es decir, un auto suficientemente cómodo para el uso diario o bien para largas jornadas de manejo en carretera, disfrutable, divertido, pero eso sí, muy rápido. Similar a un 911 Carrera o casi cualquier Aston Martin.

El otro camino es el de un Nissan GT-R radical y extremo, un arma tremendamente efectiva para uso en circuito. Esta cara de la moneda es precisamente la que representa el GT-R Nismo, que para el modelo 2020 cuenta con mejoras que le permiten ser más rápido y dotar al piloto no solo de mayor control, sino también de un mejor manejo.

El Nissan GT-R Nismo incorpora numerosos componentes de la carrocería fabricados en fibra de carbono, como paragolpes, capó, guardabarros, techo, tapa de baúl y alerón posterior. Todo lo anterior representa una reducción de peso de 10,5 kg. Adicionalmente, tenemos que los guardabarros frontales están inspiradas en el GT3 GT-R, con lo cual los ductos desalojan el aire caliente del vano del motor con mayor eficiencia y se genera mayor carga aerodinámica sobre el eje frontal.

Por su parte, las llantas de nueve brazos son de nuevo diseño, y además de ser más rígidas, también son más livianas. Éstas calzan unos nuevos neumáticos Dunlop con una banda de rodamiento más ancha y menos ranuras, con lo cual, la superficie de contacto creció en 11%.

El motor, fabricado a mano por los takumi (técnicos altamente especializados), es el mismo V6 biturbo de 24 válvulas y 3.8 L, con una potencia es de 600 CV y un torque de 651 Nm, sin embargo, las turbinas ahora tienen un nuevo diseño inspirado en el konw-how obtenido con el GT3 GT-R, tienen menos aspas y la forma también fue modificada, con lo cual se mejora el caudal de aire y con ello se incrementa en un 20% la capacidad de respuesta sin afectar en absoluto la potencia.

La transmisión de doble embrague y sexta también recibe mejoras, pudiendo efectuar los cambios más rápido, mientras que en modo R es capaz de seleccionar de mejor manera la marcha idónea para salir más rápido de las curvas. Y ya que hablamos de capacidad de curveo, también la suspensión fue revisada, mientras que la dirección es más directa, lineal y precisa, con lo cual prácticamente no se requieren correcciones, incluso a velocidades de 300 km/h

Por si fuera poco, el escape es de titanio y las puntas tienen un color azul que se consigue mediante un proceso de pulido artesanal.

Una de las adiciones más notables es la de un sistema de frenos con discos carbono-cerámicos de 410 mm adelante y 390 mm atrás provisto por Brembo. Esto no solo representa mejoras en distancias de frenado, resistencia a la fatiga y eficiencia, sino que también tiene un impacto muy positivo en materia de peso no suspendido.

Un detalle muy interesante sobre las pinzas de freno pintadas en color amarillo, es que no tiene absolutamente nada que ver con la idea de copiar a Porsche, sino que la razón, de acuerdo con Tamura, es que se trata de la única pintura que no se degrada luego de soportar las temperaturas cercanas a los 1.000ºC.

 

Rubén Hoyo recomienda

¿Qué opinás? Contanos