Comparativo: 4 Súper Hot Hatchbacks en pista
8/1/2018 Pruebas de manejo

Comparativo: 4 Súper Hot Hatchbacks en pista

Probamos el nuevo VW Golf R y lo medimos contra los Ford Focus RS, SEAT León Cupra y Civic Type R.

Desde la llegada del Golf GTi original, allá por 1975/6, los hatchbacks demostraron que además de ser prácticos podían ser rápidos y divertidos. Los años pasaron, los competidores llegaron, la guerra de la potencia fue en aumento, hasta que un día llegó una clase superadora a los GTi o hot hachbacks: los Súper Hot…

en este contexto la vara está bien alta

Dentro de la última camada de estos modelos bien picantes se inscriben nuestros cuatro participantes, los VW Golf R, Ford Focus RS, SEAT León Cupra y Honda Civic Type R. De estos cuatro solo el Volkswagen va a llegar (y muy pronto) al país, así que le vamos a dedicar una nota específica para que tengas la prueba completa. Sin embargo, en el marco del Especial de lo Mejor del Año tuvimos la oportunidad de compararlo en pista contra los otros tres bólidos.

¿Tendrá el Golf R todos los condimentos para brillar? Vamos a averiguarlo, eso sí, te aseguramos que en este contexto la vara está bien alta.

Distintos caminos

De estos cuatro fantásticos, los León Cupra y Golf R comparten la plataforma MQB del Grupo alemán, incluyendo el motor con 290 CV (en Europa recibieron un upgrade a 300 CV para el SEAT y a 310 CV para el VW). Los dos también tienen cajas DSG (doble embrague): de 6º en el español y de 7 relaciones en el alemán. La mayor diferencia está en la tracción, el León descarga la fuerza al eje delantero, el Golf a las cuatro ruedas.

Todos tienen turbo, pero distintas cajas y transmisiones

Hablando de transmisiones y tracción, el Honda Civic Type R apuesta por el enfoque más purista con caja manual de sexta y tracción delantera para bajar 306 caballos al asfalto, mientras que el Focus RS sigue el camino de “elige tu propio cambio” pero con tracción integral.

Todos recurren a motores de 2.0 L cuatro cilindros con inyección directa y turbo, todos menos el bólido del óvalo azul que suma 300cc para ofrecer 350 caballos. ¿Alcanzará para que sea el más rápido? Vamos a verlo.

¼ de milla y vuelta rápida

Durante el Especial hicimos las dos pruebas que anuncia este título. Inicialmente, el extra de potencia del Type R no pudo hacer nada contra la velocidad de la DSG del Cupra; al momento de colocar 2º el modelo ibérico tomó una ventaja que no perdió hasta la línea de llegada.

la velocidad de los dos embragues fue mayor a los 60 CV extra del RS

En el segundo encuentro, el León no pudo con la tracción integral y la DSG del Golf R que se impuso aún con una diferencia de peso en su contra. Finalmente, llegó la hora de medir al VW con el Ford. Con el Launch Control activado (en ambos autos) el Focus saltó primero, pero nuevamente a la hora de colocar 2º, la velocidad de los dos embragues fue mayor a los 60 CV extra del RS dejando al modelo alemán como primus inter pares.

Llegó la hora de la vuelta rápida y para que el resultado no dependiera del conductor, los cuatro autos (y los demás que estuvieron presentes en el Especial) fueron manejados por nuestro piloto invitado. Ya vas a tener una nota con las 12 vueltas rápidas al trazado de Pachuca, México. Por ahora, te damos los resultados de este cuarteto:

Vueltas rápidas

 

Ford Focus RS

VW Golf R

SEAT León Cupra

Honda Civic Type R

Tiempo de vuelta

58´68”

58´42”

58`37”

58´08”

Cómo verás, anduvieron muy parejos y nuestro piloto declaró que de haber tenido más tiempo, habría podido confiar más en el Focus para exprimirlo mejor en pista. Esto quiere decir lo siguiente: a veces el más rápido no es el mejor para manejar ¿Cómo? A continuación Eze y yo te lo explicamos.

En la Pista

Volkswagen Golf R – Ingeniería veloz

2.0L TFSi - 290 CV - DSG 7 – Integral - 1.505 Kg.

por Hernando Calaza

Lo primero que te llama la atención cuando pisas el acelerador del Golf R es que tiene un poco de demora en la entrada del turbo, después de eso acelera muy fuerte, pero de una manera tan compuesta, que tus sentidos no creen que estés ganando velocidad tan rápido. Llegás a la primera curva a 180 Km/h y los frenos muerden con fiereza, pero sin que el VW pierda la compostura.

la tendencia al subviraje se neutraliza con la tracción integral

En las curvas, desde las más abiertas hasta las más cerradas, la tendencia al subviraje se neutraliza con la tracción integral que empieza a mandar potencia al eje trasero para redondear el giro. Sin embargo, el Golf R no va a salir de costado, ese es menester del otro modelo con tracción integral.

Aún con los controles de tracción y estabilidad apagados, sentís que adentro del Golf R hay un ingeniero alemán en miniatura trabajando para que no te mates, y este es el mejor y el peor punto del VW. Por un lado es fácil de llevar muy (pero muy) rápido, por el otro es tan confortable y relajado que le falta algo de emoción. Hablando mal, sería como el Gran Turismo del grupo.

 Honda Civic Type R – Megazord con anfetaminas

2.0L Turbo - 306 CV - Manual de 6ta – Delantera - 1.421 Kg.

por Hernando Calaza

Esta definición que soltó Eze durante los días de pista en el Especial de lo Mejor del Año te define a este modelo: mezcla de estética de mecha japonés, con chasis de luchador del asfalto. Yo te puedo decir esto, el Type R fue desarrollado para el uso en pista en primer lugar… y en segundo también, dejando como última prioridad el confort de marcha en ciudad. Perfil de caucho reducido a la mínima expresión, despeje bajo y suspensiones duras son parte de este cocktail.

se agarra al piso y no se quiere soltar

En pista, el Type R se agarra al piso y no se quiere soltar. Inclusive cuando entrás pasado a una curva, deja que el tren delantero chille, resbale un poco y vuelve a clavar las uñas en el asfalto. La clave está en soltar el acelerador a tiempo, dejar que transfiera peso al frente y acomode la cola, para volver rápido sobre el acelerador.

Lo auténticamente maravilloso de este Civic pasado de esteroides es la confianza que te da detrás del volante. El tacto es planamente mecánico, desde la dirección pesada hasta la selectora con bocha redonda de aluminio y vástago tan corto como los recorridos de un cambio a otro. Si hay electrónica cuidándote, no te das cuenta, a lo sumo está recuperando el agarre controlando el diferencial delantero.

 SEAT León Cupra – Violencia enmascarada

2.0L TFSi - 290 CV - DSG 6 – Delantera – 1.395 Kg.

por Ezequiel Las Heras

De todos los participantes del Especial, el SEAT es el que más desapercibido pasa. No hace uso de elementos aerodinámicos bestiales ni colores chillones, simplemente se planta como un auto de uso diario, silbando bajito entre estos gigantes sin cola. Eso sí, su sobriedad se transforma completamente cuando lo llevás a la pista, y este sleeper de fábrica se transforma como si fuera un psicópata esquizoide.

su sobriedad se transforma completamente cuando lo llevás a la pista

Es furioso como acelera. Es furioso como suena. Es peligroso como dobla. El SEAT León Cupra es el más liviano de estos super hatches y se nota. El tren delantero responde nervioso a las exigencias de la dirección y la tracción, transmitiendo toda la emoción que el VW Golf R se guarda. Es como si estar a la sombra de su hermano de Wolsburgo le diera bronca, y aprovechara su oportunidad en pista para mostrar los dientes.

La caja DSG de 6ta hace un trabajo soberbio en el paso de cambios (en el 0 a 100 puede dejar parados a más de uno) y el chasis responde con firmeza. Eso sí, los frenos no parecen estar a la altura del conjunto, así que entrar pasado a una curva es tan riesgoso como emborracharse siendo torero. Al final del día este español te deja flipado: el motor pone su rabia en el asfalto y una sonrisa nerviosa en tu boca.

Ford Focus RS – Brutalidad Divertida

2.3L Turbo - 350 CV - Manual de 6ta  - Integral - 1.599 Kg.

por Ezequiel Las Heras

El auto con el que sueña todo fordista (después del Mustang), pero también el Ford que se compraría un fanático de Chevrolet. El Focus RS rompe barreras y por poco me rompe la cara de la sonrisa que solté cuando salí de la primera curva. Su tracción integral y los 350 caballos no están ahí para que seas prolijo, sino para que te diviertas. Si lo provocás de más acelerando en el ápice de la curva, el Focus RS te responde sacando la cola y regalándote el mejor derrape de tu vida.

te hace sentir que sos el mejor piloto del mundo

Podría usar términos correctos como brioso, potente y divertido, pero prefiero decirte que el Ford Focus RS es un desencajado, un bruto que te grita con el mejor sonido de escape del cuarteto y con la configuración mejor pensada para pasarla bien.

Al llevarlo a la pista, lo acelerás con vehemencia, frenás, rebajás manualmente, doblás con entusiasmo y casi que podés sentir a Ken Block en el asiento del acompañante gritándote “Fuck Yeeeah!”, mientras Chris Harris asiente sonriendo desde el asiento de atrás. El RS te hace reír, te hace sentir que sos el mejor piloto del mundo, pero la verdad es que tenés que ponerte muy serio y cuidadoso si querés sacarle buenos tiempos.

Conclusiones

En algo estamos de acuerdo, todos son autos muy rápidos, pero el mejor para la pista de este cuarteto es el Honda Civic Type R, es el que se siente más mecánico y el que te permite atacar curvas al borde de la demencia. Sin embargo, afuera de la pista puede ser muy áspero y muy “vistoso”.

El siguiente en la lista de la pista el Ford Focus RS. En la pista es un matón con la justa combinación entre la arrogancia gringa de sus 350 CV y escapes, y el refinamiento europeo de su tracción y suspensiones. Podría ser el primero, pero necesitás más tiempo para confiar en él en la pista antes de jugártela. En calle no es suave, pero parece civilizado comparado con el Type R.

En algo estamos de acuerdo, todos son autos muy rápidos

Ante estos dos exhibicionistas, la dupla del Grupo Volkswagen parece pasar desapercibida a la vista, pero se hace notar en la pista. El León Cupra es Superman usando los lentes de Clark Kent, eso sí, necesitás ser más volante para exprimirlo, si te pasás es el que más cuesta combatir el subviraje. Este problema lo resuelve la tracción integral del Volkswagen Golf R, no lo vas a sacar de cola, pero tampoco de trompa, gira todo parejito, tan compuesto que parece aburrido. Lo cierto es que esto sucede en este contexto, porque cuando lo pises en pista te vas a divertir mucho.

Es un tema de compromisos, al igual que con el SEAT, cuando uses el Volkswagen en la calle tus riñones no te van a insultar aunque te hayas comprado la versión más extrema del modelo, y eso habla muy bien de los dos.

Galería Comparativa: 4 Súper Hot Hatchbacks

Comparativa: 4 Hot Hatchbacks

1 de 6

4 super hot hatchs en pista

¿Qué opinás? Contanos