Autoshows

Volkswagen T-Cross Breeze, anticipando el anti Ecosport germano

Abandonado el proyecto del Taigun, VW sigue avanzando en la creación de su SUV más pequeño.

Volkswagen T-Cross Breeze, anticipando el anti Ecosport germano

En el Salón de San Pablo 2012, Volkswagen nos empezó a mostrar un futuro competidor del Ecosport, pero más pequeño al estar basado en el up! Las presentaciones del Taigun continuaron en el tiempo hasta que vimos la versión casi de producción en el Salón de Nueva Delhi 2014. Finalmente el proyecto se canceló, pero la marca sigue buscando un hermano menos para el Tiguan y este es el candidato.

Siguiendo la filosofía de diseño del T-Roc Concept, que debutó en el Salón de Ginebra 2014, el T-Cross Breeze tiene solo dos puertas, pero se diferencia por su capota de lona. Teniendo en cuenta que hay pocos ejemplos de SUVs cabrio (uno de ellos es el Range Rover Evoque Convertible), es de esperar que la versión de producción tenga techo fijo y cuatro puertas laterales, o inclusive una variante “coupé”.

El T-Cross Breeze se basa en la plataforma modular MQB de VW, la misma que usan varios modelos del Grupo (A3, Golf, León, etc.) y sus medidas son acotadas, pero mayores a las del malogrado Taigún, alcanzando los 4.130 mm de largo. Esto colocaría al futuro SUV chico de Volkswagen en el segmento donde militan modelos como los Ecosport, Tracker, HR-V y Duster.

En la cabina se destacan las superficies rectas, los gruesos decorados en color carrocería y las  dos pantallas que visualmente están unidas en una suerte de sistema de instrumental-multmedia. El remate son la mayoría de los controles del tipo táctiles, algo que seguramente llegará a los modelos de la marca ya que también fue utilizado en el concept Budd-e mostrado en el CES.

Mecánicamente, el Volkswagen T-Cross Breeze recurre a un 1.0L TSi con 110 CV que, unido a una caja DSG de doble embrague con 7 cambios, le da prestaciones normales con 10.3s para el 0 a 100 km/h y 188 km/h de máxima, a cambio de un consumo mixto reducido a 5L/100km, según declara la marca.

Dinámicamente, el Volkswagen T-Cross Breeze recurre a un sistema de “conducción predictiva” que evalúa el camino mediante la información del GPS y una cámara frontal para alterar la respuesta del motor, la caja y la rigidez de amortiguadores.

Hernando Calaza recomienda

¿Qué opinás? Contanos